Wednesday, September 19, 2018

LA PRIMERA JINETERA EN GUANTÁNAMO

    LA PRIMERA JINETERA EN GUANTÁNAMO

     Era un domingo en la noche. Los jóvenes se habían reunido en el parque central, único lugar donde podían ligar a una chica. Todos los Clubes estaban cerrados. El Período Especial arreciaba las carencias después de la caída del mundo comunista de Europa y no había ni una cerveza para compartir.
  De repente surgió de entre la gente una negra flaca vestida inconfundiblemente con ropas luminosas solo compradas en las shopping de la Habana.
   La joven mujer iba tranquilamente con un muchacho afeminado acompañándola. Yo pasaba en esos instantes en mi auto y me detuve por la curiosidad.
   Toda la muchedumbre gritó:
   - ¡Jinetera, Jinetera!
   Y todo el mundo arremetió verbalmente contra la pobre chica que ni se inmutó.
   Guajiros de ciudad del interior. Eso éramos. Cuando en la Habana pululaban sin pudor cazando extranjeros y era cosa normal.
   La chica caminó calle abajo como si con ella no fuera, hablando con el homosexual sin ninguna vergüenza.
  Aún no estábamos acostumbrados a ver la prostitución desfilar por nuestras calles. Éramos vírgenes del Capitalismo.  Pero Fidel Castro se encargó en un discurso a darles propaganda: -SON SANAS, BELLAS Y EDUCADAS.
   Los turistas europeos y canadienses se abalanzaron sobre Cuba buscando sexo fácil.
   Cuando la cosa se volvió incontrolable los comité  de Defensa de la Revolución organizaron actos de repudio frente a las casas de las pobres jineteras, avergozandolas. Pero no pudieron parar el fenómeno, el jineterismo se generalizo . Eran las únicas chicas que tenian shampoo, javón, cosméticos y ropa extranjera.
   Las autoridades se dieron por vencidas. Una doctora soñaba con ser jinetera y no tener  que atender pacientes y así fue con todo: proxenetas, pingueros, alquiler de habitaciones para que los turistas pudieran tener sexo con las jineteras y mucho mas...
   Debemos  criticar al comité central del PCC.  Había que verlos reunidos frente al comandante en jefe con las manos bajo las mesas. No era más fácil. Se pasaban de mano en mano los fajos de dólares que le sacaban al negocio ilícito pero alentado por las máximas figuras del castrismo.
    Y así el jineterismo se hizo internacional y la principal atracción para los gallegos.  


---------------------------------------------

LOS RELATOS SIMILARES EN


https://www.amazon.es/dp/1723850586/ref=sr_1_31?s=books&ie=UTF8&qid=1537633751&sr=1-31&refinements=p_27%3AOrlando+Alvarez



No comments:

Post a Comment