Monday, April 9, 2018

humor egipcio: Nefertiti y los Hebreos. Segunda Parte

  


         NEFERTITI Y LOS HEBREOS.    SEGUNDA PARTE.
         FRAMENTO DE LA NOVELA LOS DIOSES TAMBIÉN RIEN.
         DE ORLANDO VICENTE ALVAREZ.

   No se sabe de dónde vino pero todo parece indicar que vino del alto Egipto de una familia real huyendo de un novio feo y peludo. El viaje le tomó tres meses y cuando llegó estaba flaca como un esqueleto así que impuso el “look anoréxico” antes que nadie. Hijas de reyes- ahora algunas chicas quieren imitar la cabeza ovalada de la bella mediante cirugía de cráneo y si lo quieren hacer más rápido ponen la cabeza bajo una trituradora de autos y les explota como una sandía. Antiguamente lo lograban colocándole unas tablas desde niñas para deformar el cráneo. Solo lo hacían a las de familia real. Cualquier semejanza con los aztecas y mayas y sus pirámides es pura coincidencia a menos que crean en los extraterrestres. 
   Pero era bella como ninguna y rápidamente se convirtió en la concubina del  faraón- que cuando aquello  ya usaba barbita en el mentón como usan los jóvenes de ahora-la llamaban “Ahí llegó la bella”. Las demás damas de la corte la envidiaban y empezaron a tomar una fórmula hecha de azucena, romero, ajonjolí y  grasa de la cola del cocodrilo- esta fórmula está en el Libro de los Muertos-  pero no lograban adelgazar, eran barrigudas y tenían como tres cinturas
   Pero la que ensalzó a Nefertitis fue el escultor real creando un busto perfecto donde todas las facciones eran simétricas- se veía que la amaba pero su  amor no estaba a su alcance- las cejas simétricas a la misma distancia de la nariz, la nariz recta sobresalía sobre unos labios llenos de sensualidad y erotismo. Pero había un problema: la beldad era completamente calva y eso lo resolvió pegándole un cono alto- Versace se inspiró en esta clase de sombrero pero no gustó, lo llenó de flores y parecia una vendedora de crisantemos, lo llenó de bananas y parecia una pregonera de frutas o a Carmen Miranda.
   Las cejas pobladas y perfectas- ya usaban un delidiador  de cejas en aquel tiempo como ahora y lo rellenaba de petróleo endurecido. Para las mejillas lapidazul triturado, se delineaba las pestañas con cepillito como Maybile New York, para el mentón ladrillo pulverizado y para los labios sangre de cabra seca. Así Nefertitis impuso la moda y todas las damas la imitaban e intercambiaban cosméticos con los esclavos israelitas. Pero ninguna alcanzaba el donaire de la primera dama consorte que se paseaba de manos con el faraón Aketon en su carroza entre la adoración del pueblo. Fue la primera Top Model de la historia. Además, no tenía papada- mi debilidad- Yo tuve una novia cuando adolescente que se parecia a Audrey Hepburn,  y se lo dije e inmediatamente me plantó. Moraleja: nunca compares a una mujer joven con otra más bella, chillan y te arañan la cara.
  El faraón no se quedaba atrás, se dejó una barbita que muchos jóvenes de ahora envidiarían. De hay surge la canción de Chirley Bassey:

“But to me it seems quite clear
That's it's all just a little bit of history rrrepeating.
The newspapers shout a new style is growing,
But it don't know if it's coming or going,
There is fashion, there is fad
Some is good, some is bad
And the joke rather sad,
That it's all just a little bit of History rrrepeating.
And I've seen it before
And I'll see it again”!

-continuará-

No comments:

Post a Comment