Monday, October 22, 2018

FIDEL CASTRO: LAS VÍCTIMAS.



FIDEL CASTRO: LAS VICTIMAS.

   Empezando que cuando yo era niño y triunfaba la revolución, Fidel y sus secuaces fusilaron a miles de batistianos en juicios sin sumario donde solo faltaba el señalamiento de los testigos con un movimiento de la mano, y sin dudarlo, iban directo al paredón.
  Después un caso famoso que aún permanece en el misterio: la muerte de Camilo Cienfuegos en un supuesto accidente aéreo cuyos restos de la aeronave nunca se encontraron. Hay una historia que cuando Camilo regreso creo que de Camagüey después de una discusión con Huber Matos, regreso a la Habana y le planteo el razonamiento de Huber a los Castro y a Vilma Espín. Resultado: cuando la discusión estaba en su punto álgido Vilma sacó su pistola y le disparo de muerte al buen Camilo, engañado por el camino que tomaba Castro hacia el comunista.
  Desde entonces lo hizo un héroe y obligó a los niños arrojar una flor en memoria de Camilo, cosa que siguió haciendo con sus víctimas posteriores. Y yo loco por incorporarme al desfile con mis demás condiscípulos de primer grado pero mi Papá, firme, no me lo permitía.
   También se dio un disparó en la cabeza Eduardo Dorticos, presidente fantoche que Fidel coloco frente al pueblo engañándolo antes de establecer el régimen comunista.
Después  le tocó el turno a Aidee Santamaría, dejada a un lado y relajada al silencio y que discretamente apoyaba a los nuevos artistas como el canta autor Pablo Milanés y otros.
  Lo del Che Guevara. No se sabe si fue decisión del comandante argentino en llevar la revolución a otros pueblos de América Latina o si Castro lo impulsó, con su inteligente manipulación maquiavélica, a quitarlo del camino. Hasta se nos leyó la última carta del Che dirigida a Fidel en cada escuela –nosotros sin entender nada- y en otros ámbitos.
  Los caídos en Angola y Etiopia es un ejemplo del espíritu sanguinario y de salvador de los oprimidos como querían que lo recordaran. Años después, terminadas sus  aventuras en África, hizo que milicianas bien uniformadas y con rostros aguerridos marcharan con las cajas de aluminio en sus brazos y algunos ataúdes en carros con banderas cubanas. Si esto no es injerencia directa  en los asuntos  internos de otros países que tanto los Castro, Chávez y Maduro pregonaron y preguntan, no entiendo nada de política.
  Yo estaba en la ciudad marítima de Baracoa al norte de Guantánamo y le dije a mi esposa al ver el desfile en que no participe pero que obstruía el tráfico de mi auto:-En lugar de la frase “gloria para los internacionalistas” debería enseñarle un puño de insulto-como se usa en USA-Y lanzarle un improperio a la muchedumbre que participaba como ovejas a aquel espectáculo.
  La última muerte por suicidio fue la Fidelito, hijo del primer matrimonio de Castro, depresivo, sin poder, eliminado su amor propio por un padre que no demostraba amor hacia sus hijos, se fue Fidelito calladamente. La noticia fue sólo un comentario en el noticiero cubano. No querían que el pueblo se preguntara: ¿Por qué?
   El hijo de la Dra. Hilda Molina, asilado en Argentina, con su esposa de la misma nacionalidad dio una entrevista en el programa de la Diva Susana Giménez. Tenía un tic nervioso en los parpados, hablar tembloroso y titubeaba a cada rato. Eso por temer a la KGB cubana y al trauma del exiliado cubano que tiene a su propia madre recluida en casa en la Habana, solo en compañía de la Iglesia y  la virgen de la Caridad del Cobre.
  La misma Hilda Molina el domingo pasado dio una entrevista a la CNN al conductor Longobardi. Se apreciaba una anciana arrugada pero con argumentos sólidos e inteligentes, pero  con voz cascada y temblorosa. Dijo que había hecho el perfil de Fidel Castro estando en Cuba y que había podido sacar los cuadernos del país cuando por fin en la era Rauliana la liberaron a reunirse con su hijo y nieto.
  Dijo que Fidel era un psicótica-sociópata, inteligente y desalmado y manipulador. Si con esa inteligencia hubiera hecho el bien Cuba sería  un país de los más importantes del  mundo. Y que la utilizo durante toda su vida como si ella fuera una esclava.
  El caso de Ochoa y sus tres compañeros fue ejemplo de cómo  limpiaba su cara para presentarse al mundo como que no los hermanos Castro no tenían nada que ver con el narcotráfico. Para la acusación utilizo al consejo de estado pleno, que llenos de miedo, condenaron a muerte a los acusados. Después premio al fiscal acusadora, ave rapaz  devoradora, con un cargo en el congreso, hasta que años después termino  excusándose de la vida pública, al parecer arrepentido de como lo habían usado.
  Castro absorbía la energía vital de sus subalternos como un vampiro legendario que toma la sangre de sus víctimas y después, cuando le habían servido fielmente por un tiempo, los decapitaba y los enviaba a un lugar lejano de la isla, ya sin paz ni orgullo de hombre, cabeza gacha y silenciados para siempre.   
    Esta  tarde iba hacia el laboratorio del Hospital a buscar un análisis de Glicemia-Hemoglobina por mi diabetes insulina dependiente y de repente vi a un anciano con las facciones de Fidel, la barba canosa, el perfil gallego y de contra, una gorra verde olivo. Pensé que alucinaba en una demencia senil precoz o que era el fantasma de Fidel que me perseguía. Reaccioné y le grité para que todo el mundo lo oyera:
 - ¿FIDEL CASTRO?  ¡SOLAVAYA!
  - No hay problema- contestó el anciano.
  El anciano desapareció hacia una de las salas de internamiento.      

                                        ORLANDO VICENTE ALVAREZ


ver en 
https://www.amazon.com/s/ref=dp_byline_sr_book_1?ie=UTF8&text=orlando+vicente+alvarez&search-alias=books&field-author=orlando+vicente+alvarez&sort=relevancerank

No comments:

Post a Comment